menú derecho

Viernes 06 de marzo de 2020

Maques: "El traspaso de la Justicia es vital"

Así lo afirmó el titular del Consejo de la Magistratura, Alberto Maques, en referencia a los dichos del presidente Alberto Fernández en torno al traspaso de competencias judiciales a la Ciudad. Además se refirió a las jubilaciones judiciales y aclaró que “no son de privilegio”.

El presidente de la Nación Alberto Fernández mencionó durante el discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación que completará la transferencia de los jueces nacionales a la Ciudad y eso no pasó desapercibido. 

Al ser consultado por adnciudad.com al respecto, el presidente del Consejo de la Magistratura porteño, Alberto Maques, señaló que “el traspaso es vital, primero porque es la obligación constitucional, no es algo de un gobierno. Gobierne quien gobierne, el actual o el que estaba antes o el que venga después no puede tomarlo como una elección o como un capricho, el traspaso se debe dar señores por que es una manda de la Constitución nacional y de la Constitución de ciudad de Buenos Aires”.

Y añadió: “Ese traspaso se debe dar en forma inmediata pero no en forma desordenada, sin prisa pero sin pausa y con los recursos. Acá no puede haber distraídos y tampoco puede haber opiniones caprichosas o subjetivas”.

- Pero supuestamente hay muchos jueces que no quieren pasar a la justicia porteña...
- Si es así, yo les sugeriría muy respetuosamente que esos temas lo traten con el psicólogo, porque es un honor ser magistrado de esta Ciudad. La mejor justicia de la República Argentina está en la ciudad de Buenos Aires. Contamos con jueces, fiscales y asesores judiciales que vienen trabajando denodadamente desde el inicio de esta justicia joven con la misma estructura, por debajo de los salarios que se cobran en el Federal y lo vienen haciendo con una voluntad encomiable y demostrando que están a la altura de las circunstancias. Sin ir más lejos a partir de enero del año pasado se transfirieron los delitos de narcomenudeo, son más de 2000 causas por mes y fiscales, jueces, fuerzas de seguridad trabajan de una manera ejemplar. Le dedico un lugar especial a la labor de las fuerzas de seguridad.y no tienen el reconocimiento que deben tener están todos los días exponiendo su vida y respondiendo a las necesidades de las fiscalías.

- Lo dijo el Presidente pero ¿existe la voluntad política?
- El discurso del Presidente demostró que la decisión está tomada. Ya no hay vuelta atrás, ahora no es momento de volver atrás. Todos sabemos que sin plata no se puede hacer absolutamente nada y también sabemos que la plata está. Pensar en un traspaso sin plata es como querer broncearse con la luna. No es una cuestión de intencionalidad, ni política es una obligación. Cuando uno asume la investidura de un cargo en cualquier estamento del Estado  jura por la Constitución, entonces respetenla señores. Después podremos discutir si empezamos por este fuero u otro. Yo tengo grandes esperanzas en el traspaso porque el Gobierno nacional tiene entre su gente personas muy preparadas y que en su momento van a reaccionar.

- Cambio un poco de tema. El Senado de la Nación convertirá en ley el proyecto del oficialismo en torno a las jubilaciones judiciales. ¿Cuál es su opinión?
- Hay una gran cuota de misterio, porque yo sigo sosteniendo que no están puestas todas las fichas sobre la mesa. No sé si estamos jugando a las Damas o al Ajedrez. Me mantuve en un cauto silencio porque antes de emitir mi opinión sobre un tema tan importante y tan sensible es  bueno recabar un poco más de información. Atrás de todo esto también están los supuestos: ¿Qué se persigue con esto? Si es una modificación, si es un mejoramiento, si atrás hay otra intención oculta. 

- ¿Si hay dobles intenciones?
- Claro, me parece que la doble intención uno tiene que criticarla con elementos sólidos. Hay  una clara vacante de jueces y también hay un montón que se van a jubilar. Si hay jueces que están en edad de jubilarse y saben que después van a cobrar mucha menos plata, ¿por qué no van a hacerlo? Es en defensa propia. El tema es que uno escucha que se trata de un régimen privilegiado pero muchachos se acordaron tarde. Se trata de un régimen diferenciado como tantos otros. Los funcionarios judiciales nacionales aportan un 10% más que cualquier trabajador en relación de dependencia, en este caso no existe un tope para el aporte de ese monto para los jueces y funcionarios. El empleador a su vez también contribuye a las arcas previsionales del Estado con un 10% más que el resto y el esfuerzo en conjunto de ambos permite que esa relación que es habitual en los trabajadores activos y los pasivos cede 4 a 1, es decir se reduce un 25%. Es decir, sólo se necesitan tres magistrados y funcionarios activos para sostener a un pasivo. El aporte del sobrante concurre también a incrementar lo que serían las arcas estatales y esas sumas que son percibidas por reemplazos, subrogancias son también objetos de los mismos descuentos pero nunca se computan en favor del haber jubilatorio. Dicho de otro modo el Estado se sirve de ese adicional para cobrar pero nunca para pagar al aportante. Alguno podría decir que es un gesto solidario. Por otro lado la ley le exige una edad de 60 años para hacer la jubilación y fija en 30 años el tiempo mínimo de aporte , en ningún caso el exceso de uno puede compensar la falta del otro. 


- Y la carrera judicial excede generalmente los 30 años…
- Sí, como se dice en esta jerga de la familia judicial la mayoría de sus integrantes comienzan a trabajar entre los 18 y los 25 años. Cuando logran alcanzar la edad jubilatoria, ya llevan un excedente de 5 a 12 años de aportes, que básicamente fueron donados al sistema previsional estatal. Así como hay jubilados sin aportes, también existen aportes sin jubilados. Un juez cumple 60 años y comenzó trabajando en tribunales a los 18, donó el 40% de su vida como aportante solidario previsional. Entonces vuelvo a repetir que es un sistema diferenciado, no privilegiado. Además el Estado le exige dedicación absoluta y exclusiva para la función, de allí que los magistrados y los funcionarios no pueden tener otra actividad  excepto la docencia pero ya sabemos que nadie se vuelve rico como docente universitario. Asimismo tanto los funcionarios como los magistrados del Poder Judicial conforman un plantel jerárquico estatal que tiene la mayor capacitación académica entre los poderes constitucionales. Se les exige título universitario para acceder a la Magistratura, tiene que superar exámenes de idoneidad, con un control directo de los legisladores, los académicos, los colegios de abogados, los propios jueces ya en función y además se tienen que someter al escrutinio abierto de la ciudadanía a través de las audiencias públicas. Hoy son tapa de la prensa, no es que están escondidos, sino que evidentemente en parte por propia responsabilidad de ellos. Yo no lo fui juez ni tampoco voy a serlo, pero entiendo que habría que ser un poquito más objetivo y criterioso antes de hablar de la manera en que se habla, tan ligeramente.


Fuente: ADN Ciudad
Fecha: 05 de marzo de 2020

LINK A LA NOTA

Compartir

Quiero informar un problema