menú derecho

Juan Manuel Olmos: “Hay resistencias del PRO para que se complete el traspaso de competencias”

BAE Judicial, 25 de abril de 2012   El presidente del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires advierte que se encuentra trabada en la Legislatura la incorporación a la justicia porteña de los delitos de la administración pública.     Por Sabrina Santopinto

BAE Judicial, 25 de abril de 2012

 

El presidente del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires advierte que se encuentra trabada en la Legislatura la incorporación a la justicia porteña de los delitos de la administración pública.

 

 

Por Sabrina Santopinto

“Hay dos convenios que ya están incorporados y hay un tercer convenio muy importante porque transfiere los delitos de la administración pública, que es en definitiva que los funcionarios de la Ciudad sean juzgados por los tribunales de la Ciudad. En este punto hay una resistencia del Poder Ejecutivo, y por lo tanto lo tiene que ratificar la Legislatura, y los diputados del PRO no lo quieren hacer”. Así, el presidente del Consejo da cuenta del complejo panorama que atraviesa el sistema de justicia porteño que es, en cierta medida, rehén de disputas políticas que no hacen más que frenar el crecimiento del régimen judicial de la Ciudad.

“Desde el punto de vista de las conveniencias hay que entender que la Justicia de la Ciudad es mucho más rápida y expeditiva que la nacional, y a lo mejor alguien podría pensar que es mejor que las causas tramiten esos largos procesos que hay en la justicia nacional, en donde muchos de esos delitos no llegan a una condena”, dispara Olmos, aunque manifiesta que “formalmente el motivo es la falta de transferencia de recursos para traspasar estos delitos”.

–¿Cómo se está gestando el crecimiento de la Justicia de la Ciudad?
–Nuestra Justicia tiene dos fueros: el Contencioso Administrativo y Tributario y el Penal, Contravencional y de Faltas y nuestra aspiración es que se termine prontamente el traspaso de fuero concretos con sus unidades jurisdiccionales a la Ciudad, que es lo que corresponde porque la justicia del trabajo, la comercial, la civil y la justicia de familia se llaman nacional en los fueros que tienen jurisdicción territorial en la Ciudad de Buenos Aires; por lo tanto, deberían ser tribunales de la Ciudad. Por supuesto que son tribunales anteriores a la autonomía […] ahora la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires hizo que el territorio tenga poder de jurisdicción y esto significa tener precisamente justicia.

–En este marco, ¿cómo se viene efectuando el traspaso de competencias?
–Falta que se transfieran los tribunales de familia, los civiles, los comerciales, del trabajo, los penales, conforme lo tienen todas las provincias. Tenemos dos fueros con mucho volumen frente a la magnitud de la Ciudad y esto hace que los fueros tengan un volumen muy importante: tenemos 31 juzgados penales, tenemos 3 salas del fuero penal, 15 juzgados contenciosos de primera instancia y seis camaristas contenciosos; este esquema se completa con un Tribunal Superior de Justicia compuesto por cinco miembros. Hoy tenemos una vacante a partir de la renuncia de Julio Maier, que está pendiente de que el Poder Ejecutivo mande la propuesta a la Legislatura para su cobertura. Todo este esquema tiene la contraparte que es el Ministerio Público.

–¿Por qué existe la idea de que la Justicia de la Ciudad tiene menor jerarquía que la nacional?
–Éste es un esquema donde la cotidianidad y los tributos que se centralizan en la Ciudad de Buenos Aires, cualquier conflicto con el Estado de la Ciudad, lo que son las faltas y contravenciones, lleva a que algunos piensen que es una justicia de menor importancia, pero es mucho más importante la vida cotidiana en la Ciudad o en un territorio determinado, dado que es una justicia mucho más próxima a los vecinos y no es un laberinto tribunalezco… Considero que es una justicia que aún tiene mucho por crecer, pero no por eso es menos importante que otras y la transferencia de los delitos penales que están siendo incorporados a la Ciudad de Buenos Aires –como por ejemplo las usurpaciones, el delito de amenazas– tienen que ver con darle más importancia al fuero penal.

–¿Cuál es la mayor traba que presenta el tema de las transferencias?
–Hay dos convenios que ya están incorporados y hay un tercer convenio muy importante porque transfiere los delitos de la administración pública, que es en definitiva que los funcionarios de la Ciudad sean juzgados por los tribunales de la Ciudad. En este punto hay una resistencia del Poder Ejecutivo, y por lo tanto lo tiene que ratificar la Legislatura, y los diputados del PRO no lo quieren hacer; uno de los motivos que dan es que todavía no se han cuantificado el primer y segundo convenio en lo que refiere a partidas presupuestarias de Nación a Ciudad.

–¿A qué responde esta traba?
–Esta trabado en la Legislatura… Desde el punto de vista de las conveniencias hay que entender que la Justicia de la Ciudad es mucho más rápida y expeditiva que la nacional, y a lo mejor alguien podría pensar que es mejor que las causas tramiten esos largos procesos que hay en la justicia nacional, en donde muchos de esos delitos no llegan a una condena. Pero formalmente el motivo es la falta de transferencia de recursos para traspasar estos delitos.

–¿Cómo se están llevando adelante los concursos en trámite?
–Tenemos la ley marco, que es la número 7, que dispone cuántos tribunales atienden las causas que se tramitan en la Ciudad. Las transferencias de delitos y la cantidad de causas que tramitan instalaron la necesidad de que se ampliara la cantidad de jueces de primera instancia en lo contencioso de 15 a 24 miembros, agregando 9 juzgados más, y las fiscalías y defensorías penales aumentaron su número en 17 y 10 respectivamente. Hoy tenemos 57 cargos jurisdiccionales que están concursando simultáneamente y nos encontramos en la etapa final de impugnaciones. Verdaderamente hemos tenido un muy buen nivel de aspirantes. Cabe destacar que durante todo el 2011 se tramitó la publicación de los concursos, se convocó a los jurados, se tomaron los exámenes escritos y orales y en una semana estamos terminando con los concursos, y vamos a poder decir que en un año calendario pudimos hacer estos 57 cargos jurisdiccionales, lo cual es importantísimo. Tenemos la obligación de hacer estos concursos con celeridad no sólo por la necesidad de cubrir los cargos sino que también por lo que esos tiempos implican para los aspirantes al cargo.

PERFIL 
Es abogado y preside el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires. Fue legislador de la CABA de 2005 a 2009. Ocupó el cargo de secretario parlamentario del Bloque Justicialista de la Legislatura de la Ciudad y fue secretario de Coordinación de la Legislatura porteña. Presidió el Partido Justicialista de la CABA de 2009 a 2011 y fue congresal nacional del PJ en el período de 2003 a 2007.

 

Ver nota


Compartir

Quiero informar un problema