menú derecho

Jueves 29 de agosto de 2019

Alberto Maques: “El traspaso de la Justicia debe ser una realidad”

Así lo afirmó el presidente del Consejo de la Magistratura de la Ciudad, Alberto Maques, quien sostuvo que, dentro de los principales objetivos de su gestión, además de la transferencia completa de competencias, se encuentra acercar aún más la Justicia a la gente.

Alberto Maques asumió como presidente del Consejo de la Magistratura porteño en diciembre del año pasado, en medio de un conflicto gremial que había paralizado el funcionamiento de la justicia. Sin paritarias resueltas del 2018 y con un panorama complejo para este año, uno de los tres representantes de los abogados en el Consejo se puso manos a la obra y logró surfear las olas.

En diálogo con adnciudad.com Maques realizó un balance de sus primeros meses de gestión al frente del organismo: “Mi balance es positivo. Primero porque desde lo personal me aclimaté rápidamente, sobre todo porque me tocó asumir pocos días antes de navidad. Fue con un poco de folklore la asunción, dado que fue en medio de una asamblea gremial, con un paro en el medio. Asumí un 20 de diciembre y pudimos, gracias a dios, celebrar un primer acuerdo salarial para navidad. De tal manera que llegamos al año nuevo con un pan dulce y un acuerdo, lo cual fue gratificante porque se pudo alivianar una situación que afectaba lógicamente a la gente que trabaja en el Consejo y que trabaja obviamente en todo el Poder Judicial”.

Pero si el arranque fue complicado, enero no fue un mes tranquilo. “En enero se dio el traspaso de las nuevas competencias y ahí apareció el narcomenudeo, a un promedio de 2.000 causas mensuales. Esto significó un incremento importantísimo de trabajo en las fiscalías y por supuesto en los juzgados. Sumado a esto el tema de las alcaldías, que obviamente acostumbrados a manejarse solamente el tema de los contraventores, se necesitaba que los lugares estuvieran aptos”, relató el consejero.

Como si fuera poco surgió un caso que pasó de lesiones graves a homicidio culposo e involucraba a su vez la nueva ley de donante presunto. Maques recordó: “Esa situación generó que me enterara sobre la marcha que la Ciudad no tenía un protocolo para el trasplante. Inmediatamente siendo un sábado a la tarde nos pusimos en contacto con la magistrada, ella de una manera realmente valerosa se hizo cargo del tema porque por ahí otro podría llegar a excusarse. Convoqué desde el Consejo a todas las partes intervinientes para poder elaborar un protocolo, cosa que hicimos en menos de 60 días. Fue otro gran logro”.

A nivel infraestructura obviamente la justicia porteña está “años luz comparada con la justicia nacional”, sin embargo, Maques recorrió juzgados y relevó las necesidades de cada sector. “Esta experiencia fue muy enriquecedora, sobre todo por el contacto que personalmente fui tomando ya desde la feria con los jueces y protagonistas que estaban de turno. Hemos tenido reuniones, he participado de distintos fueros y la verdad es que el balance también es bueno”.

El Consejo de la Magistratura de la Ciudad es un órgano colegiado compuesto por nueve miembros: Tres representan a los jueces, tres a los abogados y tres a la Legislatura porteña, que los designa por acuerdo de los bloques que la componen.

“Los abogados tenemos una elección, donde hay una lista que gana por mayoría, y otra por minoría. A mí me tocó en suerte que los colegas hubieran confiado en nosotros, obtuvimos más del 65% de los votos. Fue un envión importante, ahora que cuando uno llega acá, es representante de todos, en realidad, el consejero es un representante en la justicia de la gente de la Ciudad”, señaló Maques.

Y agregó: “Creo que cualquiera sea el cargo que uno desempeña cuando a uno le toca una situación de responsabilidad, como la que en este momento me honra a mí, debe tener muy en claro y jamás debe olvidar que está en función de prestar un servicio a la gente. Y si hay un servicio que la gente requiere, pero a gritos, que sea transparente, inmediato, cercano, gratuito, fluido y sin vueltas, es el de justicia”.

Es por ello que uno de los objetivos de su gestión pasa por simplificar el acceso de la gente a la justicia. “Cuando el habitante de la Ciudad se encuentra en una situación que considera injusta, ante el derecho que está alterado, violado, se encuentra desprotegido y el acudir a la justicia tiene que ser un trámite fácil, no tiene que ser difícil, engorroso. El que tiene que ir a un juzgado a declarar, aunque sea como testigo, ya duerme intranquilo, aunque sea abogado, duerme intranquilo. Porque hay un desconocimiento y no hay una apoyatura como debería haber que pueda garantizarle a la gente que cuando va a hacer esos trámites, pueda tener una asistencia”, aseguró.

En ese sentido el consejero amplió: “Estamos generando en estos momentos lo que llamamos puntos de información en cada una de las sedes de los juzgados, donde a la gente se la asesore cuando ingresa qué tramite va a hacer. Es decir, descontracturar la cosa, que se lo acompañe haciéndole fácil todo el tema sistema burocrático”.

Para Maques “la gente no puede estar perdiendo un día por un trámite y en esta Ciudad se puede llevar la justicia más cercana a la gente. Estoy fascinado con algunas obras. Veo el Paseo del Bajo y el que tardaba 45 minutos para ir de un lado al otro ahora llega en cinco minutos. Quisiera que la Justicia fuera como el Paseo del Bajo. Que un trámite se hiciera en media hora, sin estar necesitando de gestores o que la persona mayor tenga que ir acompaña de los hijos. Son cosas que las podemos solucionar, tenemos la suficiente inteligencia y capacidad, hay que tener la vocación y el compromiso para ponerlo en práctica”.

Narcomenudeo

Por primera vez la Ciudad incautó droga al haber sido transferido el delito de narcomenudeo y Maques participó de la quema de estupefacientes. Al respecto manifestó: “Junto al vicejefe de Gobierno Diego Santilli y el secretario Marcelo D'Alessandro, fuimos a quemar estupefacientes en cantidades realmente increíbles. Uno ve las dosis, la variedad de pastillas, de hierbas. Ahí uno realmente toma conciencia del grave riesgo que corre nuestra juventud y cuánto hay que hacer para poder mitigar todo eso”.

En ese sentido destacó el trabajo conjunto que se viene realizando en la materia. “Sentí el compromiso de la gente de la Policía de la Ciudad, de las distintas fuerzas de seguridad que participan en todos esos operativos, de los jueces que intervinieron en los procedimientos y de los funcionarios. Me queda el aliciente de que veo una vocación y una predisposición para poder encaminar todo esto”.

El incremento de las causas que lleva la Justicia de la Ciudad no es un tema menor y Maques no duda en resaltar el trabajo que se está llevando adelante: “Los jueces compensan con esfuerzo, con mayor cantidad de horas de trabajo porque la infraestructura es la misma que tenían el año pasado en diciembre y no es lo mismo el trabajo que tienen ahora. Esto genera una dinámica absolutamente diferente y exige también requerimientos diferentes. Estoy maravillado del funcionamiento, de ver la predisposición del capital humano, de la gente que ocupa los diferentes espacios en el Poder Judicial”.

Autonomía plena

A la hora de hablar sobre expectativas, el presidente del Consejo claramente pone la vara alta. “Sería un gran anhelo que se concretara el traspaso de toda la jurisdicción para que la ciudad de Buenos Aires tenga todas las competencias que le corresponden. El resto de las penales, las civiles, las comerciales, las laborales que no son menores. La verdad es que resulta injusto porque esto está en la Constitución nacional, en la de la Ciudad, y la autonomía requiere, exige y merece el traspaso de la jurisdicción obviamente con todos los recursos y elementos necesarios para que esto pueda ser ejecutado normalmente”.

Consultado sobre si un cambio de gobierno a nivel nacional puede dificultar que se concrete definitivamente el traspaso, Maques dijo: “Como presidente del Consejo yo le voy a hacer el mismo planteo a quien esté como Ministro de Justicia, venga de donde venga. Si viene de Marte le voy a hacer cumplir lo mismo y voy a pretender que el traspaso sea una realidad”.

A lo que agregó: “Muchas veces se habla de que los porteños tienen ciertos privilegios. Yo diría que los porteños merecen ser reconocidos en sus derechos y no me refiero a la coparticipación económica, me estoy refiriendo sencillamente al traspaso de la Justicia como corresponde”.

Ante la pregunta de si la estructura de la Justicia porteña está en condiciones de recibir ese traspaso, manifestó: “Si contestara que la Justicia está en condiciones óptimas seguramente me estaría equivocando y si respondiera que no está en condiciones también me estaría equivocando. Cuando traspasen la Justicia va a haber que hacer ajustes, que corregir algunas cosas, que implementar otras, pero es más importante la cuestión de fondo que el maquillaje. Lo importante es que la gente pueda perceptar los derechos que le corresponden”.

Cuando se menciona este tema una de las razones que se esgrimen para no avanzar a pleno es la resistencia de los jueces nacionales a pasar a la Ciudad. Al respecto señaló: “Doy un ejemplo muy simple. Si yo tuviera que estar hoy, supongamos en Ezeiza, y está por embarcar y va a tomar un vuelo y tiene un ticket de embarque de turista y cuando llega le dicen usted va a viajar en primera. Esa es la sensación que van a sentir los jueces cuando pasen a la Ciudad, no van a querer volver a turista nunca más”.

Y aseguró: “La Ciudad tiene muchas cosas que vienen demostrando que tiene una Justicia joven de 21 años que tiene los pantalones largos, que tiene la responsabilidad y los elementos necesarios como para hacerse cargo de sus propios asuntos”.


Fuente: ADN Ciudad
Fecha: 29 de agosto de 2019

LINK A LA NOTA

Compartir

Quiero informar un problema